El mentoring en tu perfil profesional

5 maneras en que el mentoring puede aumentar su potencial profesional

 

¿Quién necesita un mentor?

Al comienzo de tu carrera profesional, todo puede parecer abrumador. Quizás hayas comenzado un trabajo en una industria no relacionada con tu título o lo que a ti se te da mejor. Tal vez has cambiado de carrera. No importa la situación, un mentor puede ayudar.

En medio de tu carrera profesional, todo puede parecer aburrido o mediocre. La novedad no existe, tienes confianza en tus habilidades, y subir la escalera a menudo es tedioso. Es fácil entrar en una rutina profesional y sentir que solo estás pasando por un momento pasajero.

En la mitad de tu carrera, también, un mentor puede ayudarte y darle un vuelco a casi todo.

Y al final de tu carrera, cuando hayas logrado todo lo que te propusistes, incluso cuando queda poco y la cosa esta relajada, el entrenamiento profesional puede ayudar a hacer que la transición al descanso sea más fluida.

En resumen, encontrar un mentor es una parte vital de cualquier carrera o trabajo, en todas las etapas. No te pierdas la orientación que ofrece un mentor y el impulso que te puede aportar en todos los sentidos.

Estas son algunas de las formas en que el coaching profesional (mentor profesional) puede ayudarte.

 

1. Reconoce tus defectos.

Si está intentando avanzar en tu carrera, necesita saber exactamente qué es lo que te está agobiando, lo que hace que no subas de categoría más rápido. Lo más probable es que conozcas muchas de tus deficiencias y estés trabajando para eliminarlas o minimizarlas. Pero a veces los defectos más grandes, en nosotros mismos, son los que no podemos ver. Un mentor puede entrar con una perspectiva externa para señalar problemas que quizás no puedas ver.

La buena relación con el mentor te permitirá hablar sobre tus defectos libremente y con mucha más facilidad que con un jefe o supervisor. Incluso si las deficiencias que señala son las que ya conoces, trabajar con él / ella para encontrar formas de mejorarlo sin el temor de que afecte a tu carrera es imprescindible y de gran valor. Desarrolla tus fortalezas.

Al igual que conocer tus defectos, conocer tus fortalezas también es una parte clave de tu carrera o trabajo. Saber mejor en lo que eres bueno y lo que es fácil para ti. Y de nuevo, un mentor puede señalar algunos puntos que no conozcas del todo. Pero las fortalezas son solo fortalezas mientras continúes creciendo y desarrollándose. Y a menudo desarrollar esas fortalezas no es algo que puedas hacer por tu cuenta, necesitas ayuda.

La perspectiva externa que brinda el coaching profesional también puede reconocer algunas áreas que actualmente no son fortalezas, pero podrían serlo. Tal vez eres mediocre en una cosa, pero en base a otras fortalezas y debilidades, podrías desarrollar esa habilidad ordinaria o floja en una fuerte y positiva. Los mentores pueden ayudar a identificar áreas en las que puedes trabajar, fortaleciéndolo.

 

3. Aprende algo nuevo.

No importa lo inteligente que seas o cuánto sepas, cuanto más sepas, más te darás cuenta de cuánto tienes que aprender. Encontrar un mentor fuera de tu empresa o departamento te da acceso a conocimientos. También puede ser beneficioso buscar específicamente un mentor con conocimientos en un área sobre la que necesita aprender más. Aprender algo nuevo no solo te convertirá en una mejor persona, sino que también le mostrará a tu jefe que eres disciplinado, mostrara  siempre buenos rasgos o aptitudes.

 

4. Discutir decisiones difíciles.

Como fuente externa, un mentor tiene una perspectiva única, capaz de asesorar sin que le interese la situación. Cuando surgen problemas de trabajo (o incluso personales), a menudo no podrás discutirlo con otros en tu empresa. El entrenamiento profesional proporciona la sabiduría y el conocimiento necesarios para obtener opiniones de calidad y puede ayudarte a analizar las diferentes opciones. Básicamente, eres capaz de opinar y debatir la situación sin ofender a nadie o hablar fuera de lugar.

Además de dar buenos consejos, también sabe escuchar. A veces, no necesariamente necesitas consejos sobre una situación, solo necesitas hablarlo. A menudo decir las cosas en voz alta, a una parte imparcial, puede ser exactamente lo que necesitas para obtener una mejor perspectiva de la situación.

 

5. Conéctate con gente nueva.

Después de estar en la misma empresa durante varios años, comienzas a descubrir que todos conocen a las mismas personas. Y todos conocen a las mismas personas dentro de la empresa también. Tu mentor, como un extraño, tiene acceso a una red completamente nueva de personas. La creación de redes con nuevas personas aumenta tus oportunidades exponencialmente. Como dice el dicho: “Se trata de a quién conoces”.

Conectarse con un mentor puede cambiar tu carrera de una manera que quizás nunca hayas visto posible. Ya sea que estés al comienzo, a la mitad o al final de tu carrera profesional, un mentor puede venir y ofrecerte orientación y apoyo que te harán un mejor empleado y un mejor ser humano. Déjate ayudar.

Businessmen giving a high five